La fuerza del lugar

¿Un objeto da valor a un lugar, o es en realidad el lugar el que da valor?
¿Podemos -como arquitectos- lograr esa carga/fuerza cultural que dan los materiales de una región?

Las anteriores preguntas fueron lanzadas a estudiantes de arquitectura quienes apreciaron en clase el medio metraje que realizara Luis Buñuel en 1965: Simón del desierto.

SIMÓN: No… vete en paz y déjame con mi guerra.
MATÍAS: ¿Guerra?
SIMÓN: ¡Ah..! inocente tú que no la conoces todavía…
Diálogo del filme “Simón del desierto”

Y es que en las diferentes propuestas para abordar el tema de los materiales y la arquitectura tradicional nos han acercado en los últimos tiempos a una reflexión sobre el papel y la fuerza del lugar, del sitio o del territorio.

El año pasado con motivo del festival surrealista que se realiza en la comunidad de Taxadhó, tuvimos la oportunidad de donar un proyecto arquitectónico a la comunidad. Este proyecto busca ser una pieza más de apoyo en su objetivo de encontrar fuentes alternativas de trabajo a través de proyecto de colaboración comunitaria y ecoturistica.

ENANO: No quieras tanto a esos barbudos. Mira que el diablo anda suelto por el desierto.
MATÍAS: De noche lo oigo.

LA COSA: Mejor no vayas. Te vas a llevar un chasco.
SIMÓN: ¡Qué pasa!
LA COSA: La habita otro inquilino. Tienes que aguantarte. Tendrás que aguantar hasta el fin.

Tanto el proyecto como el filme se presentó a los alumnos generando una discusión sobre cómo los objetos pueden (?) dotar de significado a los lugares. O viceversa (?)

¿Cuál es tu parte favorita del filme?

By | 2017-08-14T13:44:59+00:00 agosto 14th, 2017|Nodo|1 Comment

About the Author:

Arquitecto | Urbanista | Profesor | Co-fundador de AMORFO Arquitectos, una práctica que se ha convertido en una postura.

Desde 2009 combino mi práctica profesional con mi labor de profesor universitario.

Mis intereses se encuentran en el espacio público.

One Comment

  1. Miriam Cantera González agosto 19, 2017 at 4:33 pm - Reply

    Tal vez no es mi favorita, tal vez es la que más me impresionó. en si todo el film es interesante; la parte en la que llega un sacerdote joven a alimentar a Simón, el momento en el que este baja una bolsa de cuero (en realidad era la de algún animal pues aun conservaba la forma), nos damos cuenta de la magnitud y altura de la columna que acababan de hacer e inclusive llegaban a verse las uniones de los bloques

Leave A Comment