Si tienes o piensas comenzar un negocio seguramente sabes que el 14 de enero de 2013, como parte de las primeras acciones del nuevo gobierno de México, se crea el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), cuya principal característica es ser un “organismo público creado para fomentar y apoyar a los emprendedores y a las micro, pequeñas y medianas empresas”.

Cada país define su clasificación de PyME, en México de forma general se ha utilizado el número de trabajadores que tiene una empresa para clasificarla.

Los negocios y empresas en México

Fuente: INEGI (2016) Minimografía micro, pequeña, mediana y gran empresa

Según reportes del INEGI en México las PyMEs son las generadoras del 52% del Producto Interno Bruto (PIB), creando 7 de cada 10 empleos (¡si, 7!). Sin embargo, de la misma forma en la que éstas empresas impactan a la economía, los reportes indican que su promedio de vida es de poco mas de 7 años. El 70% cierra antes de los 5 años. Es por ello que muchas empresas están optando por acercarse a los apoyos del gobierno y asesoría de profesionales.

¿En qué ayuda a mi negocio asesorarme de un arquitecto?

La gran mayoría de los asesores de pequeñas empresas tiene un claro concepto: si quieres caminar con firmeza en tu camino empresarial debes acercarte a los profesionales. Los arquitectos son profesionales que pueden ayudarte no solo a pintar la fachada, remodelar el interior o cambiar las tuberías, su formación permite que se involucren en varios aspectos antes, durante y después de la creación de una empresa.

Aquí algunas cosas en las que los arquitectos pueden ayudarte:

  1. Diseño del local. Seguramente ésta es una de las más buscadas, ya que la formación permite que te recomienden donde ubicar un baño, hacia donde orientar la ventana, como acomodar el mobiliario, que tipo de mobiliario es el adecuado (en función y precio). ¿Te has preguntado porque algunas cocinas son muy calientes, otros espacios muy fríos o por qué se azotan las puertas con el viento? Bueno, eso posiblemente tenga mucho que ver con la forma en la que están distribuidos los espacios.
  2. El color y el ambiente. ¿Has estado en lugares dónde no sabes por qué pero estas muy a gusto en el local? Generalmente es por la generación de ambientes. Un buen arquitecto conoce de teoría del color, sabe la forma de combinarlo y de cómo sacar el máximo potencial. Aspectos como la altura, la profundidad, el tipo de ventanas y puertas son elementos que el arquitecto considera para la combinación de colores. Para muchos emprendedores, una pared de un local puede ser un callejón sin salida al no saber qué hacer con ella. Para un arquitecto esa pared se vuelve una gran posibilidad de diseño y mejora para tu negocio.
  3. Ubicación de logotipo o anuncio. Es muy común en los nuevos negocios que pensemos en cómo se va a ver la fachada, paredes o accesos, pero olvidamos una cosa: los negocios de cualquier tamaño van a querer anunciarse. Una buena idea de diseño puede perderse si terminamos colocando una lona sobre una pared que no fue pensada o una cartulina fosforescente con marcador para anunciarse. Un arquitecto puede diseñar pensando en el lugar preciso donde los anuncios o elementos decorativos formen parte integral del diseño de tu negocio. De la mano de un diseñador gráfico puede resultar una mancuerna excelente.
  4. Recomendaciones de Protección civil. En México (y en muchas partes del mundo) existen organismos que regulan las condiciones de seguridad necesarias para locales con servicio al público. Estos organismos piden requisitos mínimos de seguridad que, en ocasiones, los pequeños empresarios desconocen y resultan en verdaderos dolores de cabeza al tener que adaptar constantemente los espacios de sus negocios. Un arquitecto no solo puede recomendarte rutas y/o puertas de emergencia, sino que puede indicarte las características de los cristales, el tipo de pavimento, condiciones de los contactos, lámparas y hasta colores de las tuberías. Todo siempre pensando en la linea del diseño, economía y funcionalidad.
  5. “Friendly”, amigable para todos. Muchos emprendimientos están buscando ampliar sus nichos de mercado recurriendo a estrategias en las que sus consumidores puedan sentirse cómodos. ¿Has escuchado de los términos petfriendly (amigable con mascotas) o bikefriendly (amigable con los ciclistas)? Un arquitecto no solo puede recomendarte mobiliario y accesorios, de igual forma podría proponerte estrategias de espacio, ubicación y, dependiendo de sus habilidades, hasta estrategias de promoción.
Negocios y arquitectura

Proyecto Abarrotes. Fotografía y créditos: Savvy Studio

Negocios y arquitectura

Proyecto Abarrotes. Fotografía y créditos: Savvy Studio

Un arquitecto será siempre una inversión para tu negocio

Los servicios de un arquitecto valen no solo por el producto que te entregan, sino por lo que ese producto puede hacer por tu negocio a lo largo de tu carrera empresarial. En la escuela de arquitectura, los maestros nos decían en referencia a nuestros proyectos: “no confundan económico con barato”. Nuestra labor es buscar una optimización de los recursos para que sean accessibles, económicos. Pero si solo buscamos que los pisos, los colores o las formas sean “baratas”, el resultado no será el mejor. Si revisas a tu competencia empresarial, a aquella que tiene un paso firme, es altamente probable que uno o varios rubros estén asesorados por un profesional. En muchos casos estará un arquitecto presente.

Si eres un emprendedor o ya tienes en marcha tu negocio, considera seriamente los servicios de un arquitecto en tu plan de negocios. En el mundo de los negocios cabe perfecta la frase “Lo barato sale caro” y que mejor que tu empresa sea de ese porcentaje que sobrevive por mucho tiempo.

 

Referencias: