Para el mexicano cualquier evento es perfecto para transformarlo en una experiencia gastronómica. Como lo expresa el escritor Juan Villoro: “Nos interesa mucho la comunidad. La mesa que nos congrega, la fiesta, es esencial para los mexicanos”. ¿Quién no recuerda aquél platillo de la infancia que nos hacía estremecer y que incluso hoy en día nos regresa la sonrisa al rostro? O la reunión en familia o amigos que se organiza “así, sin planearla”.

Una muestra de que la gastronomía forma parte de nuestra vida es la de Jose Castillo, arquitecto y urbanista mexicano, quien desarrolló una investigación titulada “Comida, cocina y ciudad” como parte del del programa del Sistema Nacional de Creadores del FONCA, y que en este 2017, ampliará con la beca Richard Rogers de la Escuela de Diseño de Harvard. Lo que busca es entender la forma en que los alimentos y la cocina transforman las ciudades.

El día de de hoy, tengo el gusto de que nos reciban en su restaurante a Ana Diaz y Omar Valdivieso, propietarios de “Machín Pizza & Bistro”, un lugar que poco a poco se ha ganado el gusto y cariño de los comensales, por la pasión, trato y talento que se muestra cada que visitamos éste lugar.