A manera de introducción

Debo confesar algo, y es que nunca en los 5 años de licenciatura, me cuestioné sobre qué era el partido arquitectónico. Lo vine a comprender con los años, con la práctica, con el acercamiento a la academia, y con la definición de muchas de las ideas que comenzaban a construirse en la medida en la que el mundo de la arquitectura nos absorbía.

Y es que resulta difícil, al menos como estudiante, tomar una postura sobre qué tipo de arquitectura es la que nos convence o cuál es la que consideramos válida. Las posturas de distintos temas, las tomamos con respecto a nuestra formación, a nuestra visión del mundo, con la estructura de valores, con la empatía o con las influencias.

Si lo equiparamos con los trabajos de los arquitectos, la forma en que vemos la vida es diferente de uno a otro. Shigeru Ban quizá tenga un trabajo diametralmente opuesto al de Zaha Hadid. Ambos han sido ganadores del Premio Pritzker. Ambos son arquitectos reconocidos, con seguidores y detractores. Ambos tienen sus visión de la arquitectura, de la ciudad, de su labor como influencia en la sociedad.

Sea cual sea el proceso de diseño, el trabajo del arquitecto siempre pone de manifiesto la manera en que éste ve al mundo y cual es su postura ante ello. Por ejemplo, Le Corbusier al proponer el modelo de Maison Dom-Ino, no solo estaba introduciendo una nueva forma de construir vivienda o de pensar en materiales diferentes, sino que era la manera de decirle al mundo que la  arquitectura tenía muchas deudas con los menos favorecidos, que era una postura social y como tal debía de asumirse.

Tomar partido

Profesor, en el diseño de un proyecto ¿un comedor debe ir ubicado en una zona pública, semi publica o privada de la casa? Depende.

Constantemente dialogo con estudiantes de arquitectura sobre el papel de la decisión en el proceso de diseño. “Es tu decisión” les insisto. Es tu propuesta, tu idea, tu forma de ver cómo la organización espacial que propones, da solución al problema que tienes frente a ti. Lo complicado es reflexionar sobre el tema, lograr que un estudiante identifique una linea o una idea con la que comulgue, y de esa forma construya su propia visión del mundo de la arquitectura. Sin embargo, esta idea debe acompañarse de argumentos, de datos, de información, de teoría, de historia. Si no, corremos el riesgo de solo quedar en caprichos. Y de eso hay mucho en el mundo de la arquitectura.

¿Cuál es el partido arquitectónico de nuestra propuesta? Si no podemos responder a esta pregunta, entonces no podemos ir a ningún lado con nuestro trabajo. Bueno, en realidad podemos tomar muchos caminos, pero el hecho es que estamos realmente perdidos.

Encontrar nuestro rumbo arquitectónico, saber dónde estamos parados, conocer nuestra dirección. Esto es lo que significa darse cuenta, se es consciente de nuestro partido arquitectónico.

Julio Bermudez

El partido arquitectónico

Al llegar a este punto, aconsejaría algunos pasos para presentar la primera propuesta del partido arquitectónico

  1. Selecciona a uno o varios arquitectos con los que te sientas identificado. No solo por los proyectos, sino por la forma en la que ven la arquitectura, en los textos u opiniones que hayan vertido.
  2. Identifica el tipo de arquitectura que hacen. Ve las características de su obra (construida, en proyecto e intelectual) y relaciónala con las teorías arquitectónicas. Créeme, t-o-d-o-s tenemos una forma de hacer arquitectura. Hasta aquellos que dicen “yo no tengo una postura…”, están estableciendo una postura. Y tiene nombre. Y está en la teoría.
  3. Revisa (y regresa si es necesario) a los textos de teoría de la arquitectura, donde te explican qué son (y han sido) las distintas corrientes arquitectónicas que han existido. Algunas referencias que ayudan:
  4. Ya que detectes esa corriente o teoría con la que te sientes identificado (insisto, mas allá de la forma, con la manera de entender al mundo mediante arquitectura), estudia a profundidad sus características, por qué se dio y cual es su estatus hoy en día. Quizás descubras que algunas de ellas ya perdieron vigencia o se transformaron en otras ideas.

Como ejercicio final, al presentar el proyecto, debemos de esquematizar la idea. No debemos olvidar que el partido arquitectónico es la primera propuesta de la idea de arquitectura. Es la intención inicial del proyecto, donde se muestra por primera vez la apuesta del arquitecto sobre el problema a resolver. Esta idea, revisada, discutida y madurada, se convertirá en un anteproyecto que, si va por buen camino, terminará siendo un proyecto ejecutivo.