La formación del arquitecto vs el constructor

Desde los años en los que la profesion de arquitecto se tecnificó y migró de un perfil de artista a un técnico de la edificación, se ha buscado establecer la forma de qué cobrar y como hacerlo.

Para el caso de México, el arquitecto se había concebido mas como un constructor que como un profesional de servicios. Por muchos años el valor se le dió al producto (una casa, un edificio) y no al servicio (el diseño, el proyecto, la asesoría). Fue común -y ciertamente muy triste- escuchar frases como “le construyo y su proyecto es gratis” o cuestionamientos de clientes que pensaban que “los planos era lo mas sencillo” y por consecuencia, no se le daba el valor necesario. Muchos jovenes llegaban a la escuela de arquitectura con estas distorsiones, y pensaban que en la escuela iban a aprender a construir, y poco valor le daban al proyectar. Era entendible, toda una generación se encargó de hacerles creer eso. La desventaja y desilusión llegaban cuando se enfrentaban al ejercicio profesional y a un escaso mercado de construcción.

Sin el entendimiento de que su trabajo podría ser remunerado (aunque este no fuera a construirse) y con la ausencia de capital para financiar el inicio de una construcción, muchos de ellos migraban a otras actividadades y experimentaban una cierta frustración al no “desarrollarse en lo que estudiaron”.

En la primera clase que tengo con mis alumnos de diseño al inicio del curso suelo decirles:

Pensemos que en la escuela de arquitectura venimos a aprender arquitectura. El objetivo principal es la arquitectura, mas no la construcción. Construir es una muy buena actividad y un excelente negocio. Mi deseo es que de aquí salgan algunos buenos constructores, pero eso si, todos unos excelentes arquitectos.

Maestro constructor

El rey y su maestro constructor. El maestro lleva consigo su compás y su escuadra, y aparece mostrando al rey la marcha de las obras. Fuente: Coldstream, N. (1998) Constructores y escultores.

Hoy en día el arquitecto se ha alejado del artista y se ha acercado mas al profesional de servicios. Lo importante para ello será comprender a qué se dedicaran y cómo su trabajo puede ser dignamente remunerado.

 

Libre comercio, libre servicio

En 1994 entró en vigor el que en ese entonces era denominado como Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN), en donde tres paises del contienente americano (México, Estados Unidos de Norteamerica y Canadá) firmaban un acuerdo para establecer vinculos comerciales. Para 2020, con la llegada de Donald Trump al gobierno de EEUU, el tratado se modificó para darle forma a lo que hoy conocemos como TEMEC.

En México, una de las interrogantes que se presentaban en el gremio profesional era si los arquitectos mexicanos podrían ejercer en los dos paises aliados. Si bien aún hoy en día no es tan claro (ni tan fácil), esta interrogante llevó a diferentes panteamientos dentro de nuestro ejercicio profesional: ¿Estamos los arquitectos preparados para estándares de otras naciones? ¿Los arquitectos en México desarrollan las mismas actividades que en EEUU o Canadá? ¿La percepción económica es similar en proporción a lo que desarrolla cada uno según el rubro? ¿Cuanto debe cobrar un arquitecto por sus servicios? ¿Qué servicios puede ofrecer un arquitecto?

Javier Álvarez Isasi, arquitecto hidalguense que desarrolla su actividad profesional en EEUU. Conferencia online a estudiantes de arquitectura de UAEH, Julio-Diciembre 2020.

Este tipo de interrogantes llevó al gremio de arquitectos a plantearse cómo resolverlas. Uno de los primeros objetivos era darle respuesta a dos preguntas:

¿Qué servicios puede ofrecer un arquitecto
¿Cuánto debe cobrar un arquitecto por sus servicios?

Si bien ya textos clásicos en México como el “Costo y tiempo en la edificación” de Suárez Salazar o el Arancel del CAM-SAM habían presentado algunos esfuerzos para establecer los honorarios de un arquitecto, estos se presentaron en el periodo antes mencionado, de una baja valoración de la actividad proyectual de un arquitecto

El Arancel de honorarios profesionales

Dentro del Colegio de Arquitectos de Hidalgo (CAH) una asociación civil sin fines de lucro que busca organizarse para velar por los intereses de sus agremiados y en general de todos los arquitectos hidalguenses, se desarrollaron los primeros trabajos en la búsqueda de una forma de establacer qué tipo de servicios ofrecía un arquitecto y cuánto podría cobrar por los mismos. En el ánimo de vincular la labor con la actividad del TLCAN, los trabajos encabezados por el CAH, con la figura representativa (entre varios colegas) del arq. Marco Romero Bautista se presentaron ante la Federación de Colegios de Arquitectos de la Republica Mexicana (FCARM), con tan buena recepción que, años posteriores, se convertiría en el Arancel para el cobro de honorarios profesionales de la FCARM. Sin lugar a duda es un gran reconocimiento para la labor de los colegas arquitectos del CAH.

Para escuchar la entrevista al arq. Marco Romero sobre su trayectoria y los aranceles, da clic AQUÍ

Antes de calcular el cobro de honorarios, es necesario establecer unas premisas:

  • El arancel no es una norma, es solo una referencia de cuánto es lo minimo que podría cobrarse por determinado servicio.
  • Se debe comprender muy bien los conceptos y las variables a utilizar. Es muy común que una mala interpretación de un concepto pueda “disparar” el monto de los honorarios, y creo que esa es una de las razones por las cuales muchos colegas piensan (incorrectamente) que el arancel es irreal.
  • El costo base por metro cuadrado (CBM) no se refiere al costo de construcción del tipo de edificio que vamos a diseñar, se refiere a una constante cuyo valor es de $4635. Ni más ni menos.
  • Los metros cuadrados utilizados para calcular los honorarios de proyecto arquitectónico son los metros cuadrados de diseño, y NO los del terreno.
  • La diferencia entre diseñar una vivienda de interes social o una de interés medio, no solo radica en los metros cuadrados, sino igualmente en el Factor de ajuste al costo según el género del edificio (FC). Así, no será lo mismo presupuestar para una vivienda donde no hay utilidad posterior por parte del propietario, a unos locales comerciales donde se diseña pensando en la rentabilidad del espacio.

La estructura del arancel de honorarios profesionales

El arancel es muy claro y establece que el arquitecto puede ofrecer tres tipos de servicio:

  • Diseño arquitectónico
  • Diseño urbano
  • Consultoría

Cada uno de las tipologías viene determinado por el género del edificio (pag. 102). Por ejemplo, si te solicitan una cotización para una casa habitación, estarás ofreciendo un servicio de diseño arquitectónico. Sin embargo, si te piden diseñar una privada habitacional, tus servicios serán por diseño urbano. Por otro lado, si te piden ser el supervisor, o incluso el DRO ya cuando el proyecto se esté construyendo, tus servicios serán por consultoria.

La formula para calcular los Honorarios de diseño arquitectónico (Harq) es:

Harq = (CO * FS * FR) / 100

Donde:
CO = Costo directo de la construcción
FS = Factor de superficie
FR = Factor regional (dependiendo de qué parte de la república de encuentra el proyecto)

Para obtener los valores, usamos:
CO = S * CBM * FC
Donde:
S = Superficie estimada de diseño (NO de tereno)
CBM = $4635 (este valor es constante)
FC = Factor de ajuste según el género de edificio

FS = 15 – [ 2.5 * Log (S) ]
FR = Factor regional (para Hidalgo es 0.90)

Tanto los honorarios por diseño urbano, como los de consultoría, requieren de todo un post adicional. Creo que es un buen pretexto para adentrarte en dichos temas.

¿Lo debemos usar para calcular nuestros honorarios?

Desde que elaboré mi primer presupuesto de proyecto, hasta el último de estos días, los Aranceles han sido una gran referencia para mi. Sin lugar a dudas cada que los reviso, encuentro una mayor utilidad.

Mi recomendación es que antes de desechar el arancel te des el tiempo de analizarlo, estudiarlo y probarlo. Quizás descubras que la respuesta a la interrogante siempre estuvo tan cerca como una lectura de pdf.

Descarga el Arancel AQUÍ