En 2013 al revisar mi timeline en Twitter me encontré con lo siguiente con el estatus anterior. Me llamó la atención al ver el apellido de uno de los que podrían intervenir: Koolhaas.

Jeroen Koolhaas (hijo de Rem, uno de los más influyentes arquitectos en los últimos tiempos) y Dre Urhahn formaban parte de la iniciativa Favela painting, una serie de intervenciones de “arte urbano” en Brasil que nació a partir de la idea de un documental de hip hop en las favelas.

favelapainting

El proyecto no sólo fue socializado con las personas de la colonia, sino que que se contó con la colaboración de ellos para su materialización.

El mensaje emitido por la cuenta oficial del ayuntamiento y una nota en el diario local sobre las platicas con la Colonia Cubitos (lugar inicial dónde se pensaba desarrollar la iniciativa) hacían pensar en que este proyecto se iba a realizar.

Con el tiempo, por los los medios (aquí, aquí y aquí), nos fuimos enterando de algunas adaptaciones y de cómo el mural iba a ser cambiado a la Colonia Palmitas, así como que iba a ser desarrollado por Colectivo Germen, parte del Nuevo Muralismo Mexicano.

Gernem-Jalisco

Colonia Miravalle, Guadalajara, Jalisco, México 2013. Foto: Germen Nuevo Muralismo

Gernem-Jalisco2

Colonia Miravalle, Guadalajara, Jalisco, México 2013. Foto: Germen Nuevo Muralismo

pachucasepinta

Foto: effeta.info

palmitaslands

Palmitas. Foto: Germen Nuevo Muralismo

“En esta colonia, fundada hace 45 años, tenemos a familias de bajos recurso, que cada día luchan por una vivienda digna. Gracias al proyecto de este macromural, desde hace siete meses se ha erradicado la violencia entre los jóvenes. Las dos pandillas que tenían problemas desde hacía años y conflictos muy pesados, ahora trabajan juntos en un mismo equipo, tolerándose, respetándose y sin ningún conflicto”, cita el diario Milenio Hidalgo a Enrique Gómez (Mibe)

Espero que se entienda mi punto de comparación: el muralismo mexicano de Rivera, Siquieros, Orozco era una potente herramienta de manifestación política y cultural. El nuevo muralismo mexicano quizá vea en esa inspiración la manera de manifestar su deseo de transformación social mediante el arte. No aquel que se observa en los museos exclusivos y con accesos limitados, sino como éste que puede ser percibido por toda la comunidad.

Si hay que definir una postura sobre la intervención en Palmitas, he aquí la mía: Me gusta y la apoyo y me gustaría que sea cada vez más socializada (incluso antes de proyectarse). Creo que además de darle notoriedad al lugar (para la atención de sus problemas de servicios, sociales, de seguridad, etc.) también genera cierta fuerza de identidad. Parafraseando a a Rossi: genera identidad, apropiación y memoria colectiva.

Pienso que el arte, así como la arquitectura y sus intervenciones deben seguir siendo un medio para el beneficio colectivo. Muy bien por Germen y por los habitantes del barrio.