Tuzobus: antes de comenzar

Me gustaría hacer algunas precisiones. No soy experto en transporte., lo que aquí se lee es la opinión de un ciudadano, antes que de un arquitecto. De una persona pre(y)ocupada por la ciudad, antes que un académico.

Cuando elaboré éste documento para el COLEHGO, la idea era centrarme en movilidad urbana no motorizada (peatones, bicicletas), sin embargo, el tema me fue llevando hacia otros horizontes (el transporte público, el espacio público, el Desarrollo Orientado al Transporte, etc.). Este gusto por la ciudad dio como resultado algunos ejercicios (Nodo Radio, Recreo urbano), participaciones con la sociedad civil (Actitud Bi-Sí, Liga Peatonal) e inclusive hablar sobre el tema en diferentes foros (Ibero Puebla, Manifiesto de los jóvenes por las ciudades, Ayuntamiento de PachucaColegio de Arquitectos).

En mi examen me hicieron un cuestionamiento:

“Yoan, ¿crees que funcionará el sistema Tuzobus?”
“Eso espero”, comenté.

Y es que el éxito del sistema significaría una gran mejora para la ciudad.

Sobre la movilidad urbana

Para no caer en complejidades, podemos definir a la movilidad urbana como el deseo de los humanos para desplazarse de un lugar a otro para satisfacer necesidades laborales, sociales, de recreación, etc. El derecho a la movilidad es ante todo un derecho a moverse con dignidad, mediante medios mecánicos o medios propios como caminar. El deseo viene acompañado no sólo de rapidez y comodidad, sino de seguridad, precios accesibles y, al final, en algo que impacte al bienestar y calidad de vida de sus habitantes.

El inicio de Tuzobus

En estos días se ha puesto en marcha la primera fase de Tuzobus (BRT=Bus Rapid Transit) que forma parte del SITMAH (Sistema Integrado de Transporte Masivo de Hidalgo). Como todo BRT aplicado no ha estado excento de críticas y cuestionamientos, apoyos y buenos deseos. Todos tan válidos debido a que son el reflejo de una nueva realidad urbana.

Si, lo que sea que esto represente, Pachuca (con BRT o sin él) se ha estado transformando. Es una ciudad diferente. Debe de serlo. Es natural -y hasta lógico- que lo sea. Si aún lo duda, voltee la mirada y recuerde, por ejemplo, la oferta cultural (música, exposiciones, colectivos, etc) que había hace 5-10 años con respecto al día de hoy.

Hemos visto a ciudadanos hablar sobre Tuzobus en miras de una ciudad mejor. Dana Corres (aquí) y Luis E. Hernández (aquí), miembros del Colectivo Todos Somos Peatón, cuestionaron desde sus inicios las desventajas que tendría para el peatón, pero reconocieron que en general, invertir en transporte público era (es) lo mejor.

De igual forma, Emmanuel Ameth publica una nota interesante (aquí) sobre los costos y precios de transporte, particularmente BRT, en varias ciudades del país. Puede no gustarme el titulo del artículo, pero debo entender dos cosas: 1) en un medio de información los titulos son parte importante del impacto de la nota, y 2) El precio es alto, y es algo que nos acompañará por un buen rato. Aquí las voces deben ser escuchadas. No debemos olvidar que los otros sistemas BRT del país tienen subsidio. Tuzobus (al menos hasta ahora) me parece que no lo tiene.

Viajes

Hace tiempo el diario Síntesis me entrevistó preguntándome sobre el sistema. Para ese tiempo se había anunciado que Tuzobus compartiría  la calle con otros automóviles. Comenté que “sin carril confinado sería muy complicado”. Tiempo después se anunció que Tuzobus tendría carril confinado y preferente. Eso me pareció acertado. La razón del por que creo que quitarle un carril al auto y dárselo a Tuzobus es buena opción, puede verla aquí. Básicamente es por la preocupación del índice de motorización en nuestra ciudad y el fenómeno conocido como “tráfico inducido”.

“…El tráfico inducido es diferente de la generación de tráfico que proviene de factores como el crecimiento poblacional, el aumento del ingreso per cápita o simplemente el crecimiento económico. Así, el tráfico inducido reúne los aumentos en el volumen debidos a nuevos viajes generados o al incremento de la frecuencia de viajes, viajes más largos y cambios en modos de transporte.

El tráfico inducido puede definirse entonces como el incremento en viajes que ocurre como resultado de un aumento de la capacidad vial y normalmente se mide como un incremento en los Viajes por Kilometro Total (VKT).”

(Galindo, Heres, & Sánchez, 2006, p. 125)

P

 

Captura de pantalla 2015-08-18 a las 4.51.27 p.m.

Captura de pantalla 2015-08-18 a las 3.10.18 p.m.

Durante su lucha contra los puentes peatonales instalados por la implementación de Tuzobus, el colectivo Todos Somos Peatón me invitó -en calidad de académico- a una reunión con los directivos del proyecto, en el que -me consta- se puso de manifiesto de una forma respetuosa y amable -pero no por eso menos exigente- los cuestionamientos sobre Tuzobus (Precio, puentes, accesibilidad universal, conectividad con sistema de bicicletas, etc.). De igual forma, el SITMAH dio explicaciones sobre algunos puntos del proyecto. Entendí que un proyecto complejo requeriría de decisiones difíciles.

No me atrevería a decir que “está mal planeado”, pues además de que sería irresponsable de mi parte, echaría a la basura el trabajo de mucha, mucha gente que ha buscado que este sistema funcione.

De que hay estudios, me consta. De que hubo fallas de información y en la campaña de difusión, también lo creo. Pero tambien creo que el sistema se reestructura y aprende día con día.

A manera de conclusión (preliminar)

El modelo es un modelo nuevo para nosotros. Todos estamos experimentando este cambio. Tengo algunas dudas sobre el sistema (la idea de hacerlo llegar hasta Centro histórico y el precio son algunas de ellas), pero de algo si estoy seguro, y es que siempre que se invierta en transporte público, estaré de ese lado.

Por lo que alcancé a percibir en mi recorrido en el día de apertura del sistema, el centro histórico aún es un problema, hay cruces que aún no están resueltos. Quizá sea por las obras de intervención del Centro Histórico, pero es algo que debemos atender.

Los puentes eternos, largos, cansados, serán una buena oportunidad para una siguiente etapa en la que puedan ser removidos y rediseñados bajo un concepto de pasos a nivel de piso. Pasos peatonales.

Tz

Me da gusto que aparezcan personas preocupadas por la ciudad, por el sistema, por el cómo participamos. Me parece bueno que en la ciudadanía, en las oficinas de planeación, en las aulas se ocupen de éstos temas. Me encanta la idea de que se originen ideas como De aventón -que me recuerda a Aventones de la Ciudad de México-. Me parece fabuloso que una universidad vea esto como una oportunidad para involucrar a sus estudiantes (ver aquí).

Algo de lo que si deseo, es una conexión con el sistema de bicicletas de la ciudad, ya que esto ha quedado fuera del proyecto. Entiendo que al ser una obra con fondos federales y bajo la coordinación del gobierno estatal, el gobierno municipal no tiene mucho rango de maniobra. Ya Roxana Montealegre mencionaba la necesidad de involucrar al gobierno Municipal en temas como la red de ciclovias, por ejemplo.

Me gustaría ver que al menos en domingo, Tuzobus te permita llevar tu bici. Me gustaría ver a altos funcionarios apoyando la iniciativa con algo como “Un día en Tuzobus”, que se bajen de sus camionetas con chofer y que se trasladen -al menos una vez al mes, al menos un viaje- en éste sistema. Sería una buena manera de mandar mensajes.

Soy usuario del transporte público, conductor de auto y ciclista -mucho menos de lo que me gustaría-. Quiero una ciudad que se transforme y que avance, desde la ciudadanía, desde las decisiones del gobierno, desde la calle y desde el buró.

No quiero un transporte publico pequeño, fuera de toda antropometría, inseguro. Si quiero un transporte público incluyente, cómodo, ágil, económico, articulado.

Creo que la labor se está haciendo. El Gobierno (bajo SITMAH) proponiendo, la ciudadanía manifestándose, la ciudad reconfigurándose.

¿Me subiría a Tuzobus? Ya lo hice, y lo seguiré haciendo, de la misma manera que seguiré buscando su mejora día a día. Escribiendo, discutiendo, proponiendo. Creo que la ciudad, el proyecto de ciudad, lo merece.

tuzocard